sábado, 30 de junio de 2012

Decreto de excomunión contra el cura Miguel Hidalgo y Costilla

Las conciencia histórica deberá ser guía de nuestras acciones diarias. Sólo la cabal comprensión del pasado, nos permitirá entender el sentido de nuestro presente y de nuestro futuro; México tiene en su historia una de las más ricas fuentes de inspiración y fortaleza. Es en ella donde debemos buscar los ejemplos de voluntad, perseverancia y patriotismo que reclamen las circunstancias. Siempre será útil traer a la memoria, que en los peores momentos, hemos sabido salir adelante, más fuertes y mejor constituidos, porque tenemos conciencia de nuestra identidad nacional y del vigor que tenemos como pueblo. El pueblo que olvida su historia, para bien o para mal, suele repetirla; los mexicanos tenemos memoria, sabemos de donde venimos, lo que hacemos, y estamos conscientes hacia donde vamos ...

Decreto lanzado por el obispo Manuel Abad y Queipo. Obispo de Michoacán de 1810 a 1815.
 
"Por autoridad del Dios Omnipotente, El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo y de los santos cánones, y de las virtudes celestiales, ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, papas, querubines y serafines: de todos los santos inocentes, quienes a la vista del santo cordero se encuentran dignos de cantar la nueva canción, y de los santos mártires y santos confesores, y de las santas vírgenes, y de los santos, juntamente con todos los santos y electos de Dios:

Sea condenado Miguel Hidalgo y Costilla, excura del pueblo de Dolores.

Lo excomulgamos y anatemizamos, y de los umbrales de la iglesia del todo poderoso Dios, lo secuestramos para que pueda ser atormentado eternamente por indecibles sufrimientos, justamente con Dathán y Habirán y todos aquellos que le dicen al señor Dios: ¡Vete de nosotros, porque no queremos ningúno de tus caminos! Y así como el fuego es extinguido por el agua, que se aparte de él la luz por siempre jamás. Que el Hijo, quien sufrió por nosotros, lo maldiga. Que el Espíritu Santo, que nos fue dado a nosotros en el bautismo, lo maldiga. Que la Santa Cruz a la cual Cristo, por nuestra salvación, ascendió victorioso sobre sus enemigos, lo maldiga. Que la santa y eterna madre de Dios, lo maldiga. Que San Miguel, el abogado de los santos, lo maldiga. Que todos los ángeles, los principados y arcángeles, los principados y las potestades y todos los ejércitos celestiales, lo maldigam. Que sea San Juan el precursor, San Pablo y San Juan Evangelista, y San Andrés y todos los demás apóstoles de Cristo juntos, lo maldigan.

Y que el resto de sus discípulos y los cuatro evangelistas, quienes por su predicación convirtieron al mundo universal, y la santa y admirable compañía de mártires y confesores, quienes por su santa obra se encuentran aceptables al Dios omnipotente, lo maldigan. Que el Cristo de la santa Vírgen lo condene. Que todos los santos, desde el principio del mundo y todas las edades, que se encuentran ser amados de Dios, lo condenen. Y que el cielo y la tierra y todo lo que hay en ellos, lo condenen.

Sea condenado Miguel Hidalgo y Costilla, en dondequiera que esté, en la casa o en el campo, en el camino o en las veredas, en los bosques o en el agua, y aún en la iglesia. Que sea maldito en la vida o en la muerte, en el comer o en el beber; en el ayuno o en la sed, en el dormir, en la vigilia y andando, estando de pie o sentado; estando acostado o andando, mingiendo o cantando, y en toda sangría. Que sea maldito en su pelo, que sea maldito en su cerebro, que sea maldito en la corona de su cabeza y en sus sienes; en su frente y en sus oídos, en sus cejas y en sus mejillas, en sus quijadas y en sus narices, en sus dientes anteriores y en sus molares, en sus labios y en su garganta, en sus hombros y en sus muñecas, en sus brazos, en sus manos y en sus dedos.

Que sea condenado en su boca, en su pecho y en su corazón y en todas las vísceras de su cuerpo. Que sea condenado en sus venas y en sus muslos, en sus caderas, en sus rodillas, en sus piernas, pies y en las uñas de sus pies. Que sea maldito en todas las junturas y articulaciones de su cuerpo, desde arriba de su cabeza hasta la planta de su pie; que no haya nada bueno en él. Que el hijo del Dios viviente, con toda la gloria de su majestad, lo maldiga. Y que el cielo, con todos los poderes que en él se mueven, se levanten contra él.

Que lo maldigan y condenen. ¡Amén! Así sea. ¡Amén !.

El proceso degradatorio se llevó a cabo el 29 de julio de 1811 en una de las salas del Hospital Real de Chihuahua, y consistió en rasparle la piel de la cabeza, que había sido consagrada, como cristiano y sacerdote, con el santo crisma.

También le arrancaron la yema de los pulgares e índices de las manos que habían sido consagradas el día de la ordenación.

Después lo entregaron al gobierno español para que lo fusilaran, sin ninguna de las prerrogativas y beneficios eclesiásticos, en que antes se amparaba cualquier reo.
 
Obispo Manuel Abad y Queipo, fue nombrado obispo por la regencia, y nunca fue presentado por el Papa; además, por ser hijo natural no podía ser sacerdote ni obispo, según las leyes eclesiásticas de aquella época. Sin embargo, bien aceptaron la excomunión dictada por él. Manuel Abad y Queipo era obispo de Michoacán, y permaneció en su cargo hasta 1815, en que salió para España.

 
RESPUESTA DEL PADRE HIDALGO:

A la excomunión y terribles anatemas lanzados contra don Miguel Hidalgo y Costilla por el obispo de Michoacán, Manuel Abad y Queipo --nunca levantados por más que la iglesia asegura hoy día lo contrario-- el Padre de la Patria respondió con firmeza y decisión:

“Los opresores no tienen armas ni gentes para obligarnos con la fuerza a seguir en la horrorosa esclavitud a que nos tenían condenados. ¿Pues qué recurso les quedaba? Valerse de toda especie de medios injustos, ilícitos y torpes que fuese, con tal que conduzcan a sostener su despotismo y la opresión de la América; abandonan hasta la última reliquia de honradez y hombría de bien, se prostiuyen las autoridades más recomendables, FULMINAN EXCOMUNIONES QUE NADE MAS QUE ELLOS SABEN QUE NO TIENEN FUERZA ALGUNA: PROCURAN AMEDRENTAR A LOS INCAUTOS Y ATERRORIZAR A LOS IGNORANTES PARA QUE ESPANTADOS CON EL NOMBRE DEL ANATEMA, TEMAN DONDE NO HAY MOTIVO DE TEMER”.

“¿Quién creería, amados conciudadanos, que llegase hasta este punto el descaro de los gachupines? ¿Profanar las cosas más sagradas para asegurar su intolerable dominación? ¿Valerse de la misma religión santa para abatirla y destruirla? ¿Usar de excomuniones contra toda la gente de la Iglesia, fulminarlas sin que intervenga motivo de Religión?”.

ABRID LOS OJOS AMERICANOS, NO OS DEJEIS SEDUCIR DE NUESTROS ENEMIGOS; ELLOS NO SON CATÓLICOS SINO POR POLÍTICA; SU DIOS ES EL DINERO, Y LAS CONMINACIONES SOLO TIENEN POR OBJETO LA OPRESIÓN. ¿Creíais acaso que no puede ser verdadero católico el que no esté sujeto al déspota español? ¿De dónde nos ha venido este nuevo dogma, éste nuevo artículo de fé? ABRID LOS OJOS, vuelvo a decir, meditad sobre vuestros verdaderos intereses; de éste precioso momento depende la felicidad o la infelicidad de vuestros hijos y de vuestra numerosa comunidad. Son ciertamente incalculables, amados conciudadanos míos, los males a que quedan expuestos, si no aprovecháis este momento feliz que la Divina Providencia os ha puesto en las manos; NO ESCUCHEIS LAS SEDUCTORAS VOCES DE NUESTROS ENEMIGOS QUE BAJO EL VELO DE LA RELIGIÓN Y DE LA AMISTAD OS QUIEREN HACER VICTIMA DE SU INSACIABLE CODICIA”.

Así respondió este hombre extraordinario a la Santa Inquisición y aún prisionero en Acatitla de Baján, en manos del terrible tribunal mantuvo su actitud digna, aunque atado y a culatazos, le obligaron a arrodillarse para escuchar su sentencia de muerte y degradación sacerdotal.

Al alba del 30 de julio de 1811 se ejecutó la sentencia por una docena de soldados que le fusilaron. El cadáver de Hidalgo, en una silla colocada sobre una tarima fue expuesto al público a la derecha de la puerta principal del Colegio de la Compañía, hoy Palacio de Gobierno de Chihuahua, frente a la plaza. Al anochecer se le introdujo al edificio y tendido sobre unas tablas, llamaron a un indio tarahumara para que de un solo tajo le cortara la cabeza con un machete.

Tras una larga peregrinación por Chihuahua, Zacatecas, Lagos de Moreno, León y Guadalajara, para escarmiento de los insurgentes, la cabeza conservada en sal se colocó en un pica y permaneció durante muchos años en la alhóndiga de Granaditas, junto con las de Allende, Aldama y Jiménez, una en cada esquina, hasta que las retiró el pueblo en 1821.

Referencias

Excomunión de Miguel Hidalgo de Miguel García Medina

"Historia de México", de Glroria Ezquivel Millán

©2012-paginasmexicanas®


15 comentarios:

  1. Que asesinos los representantes del clero catolico,aunque aun siguen actuando igual..Me da verguenza haber sido bautizado para pertenecer a esta religion



    ResponderEliminar
  2. verdad inegable de la iglesia catolica, aunque ellos lo niegan. hay documentos historicos que documentan dicha excomunion, pero la tiranica despotica y corrupta iglesia catolica siempre transgiversa la historia con el fin de que el mundo no conozca sus fechorias.la iglesia catolica,la detractora de la verdad y de la ciencia.enemiga de Dios y su palabra. doctrina pagana disfrazada de cristianismo.

    ResponderEliminar
  3. Cualquier semejanza (pero con diferentes metodos) es mera coincidencia...

    ResponderEliminar
  4. Los valores de la Iglesia fundada por Cristo están más allá de los terribles errores humanos del pasado y del presente. Nos toca a todos luchar mediante el ejemplo en nuestro hogar, en nuestro trabajo y desde donde estemos por evitar que injusticias como esas se repitan.

    ResponderEliminar
  5. ESTA NO ES LA IGLESIA FUNDADA POR CRISTO ELLOS FUERON QUIENES LE DIERON MUERTE A EL LA IGLESIA ROMANA...

    ResponderEliminar
  6. q no sean payasos ssa iglesia fu creada x ellos mismos

    ResponderEliminar
  7. AHORA ES TELEVISA EL VERDUGO DEL REGIMEN...TODO SIGUE IGUAL O PIOR...

    ResponderEliminar
  8. en vez de padre de la patria es el vende-la patria el y peña nieto son la misma mierda, que bueno que lo expulsaron de la iglesia catolica

    ResponderEliminar
  9. Pero según testimonios contemporáneos, tras retractarse y firmar su confesión judicial Hidalgo fue confesado y absuelto canónicamente y su cadáver decapitado enterrado en tierra sagrada de un templo de Chihuahua y años después sus huesos y los de los primeros caudillos en la Catedral metropolitana, y si hubiese muerto excomulgado esto no habría sido posible porque en tierra consagrada no se sepultaba a los excomulgados, y el sacramento al momento de la muerte exonera de toda censusa. ¡OJO! No soy católico y menos religioso.

    ResponderEliminar
  10. Este cura hizo MAs POR Mexico que todo el monton de Santos y virgenes que nos Han montado desde el vaticano y sus lideres ambrientos siempre de poder y de control

    ResponderEliminar
  11. El cura hidalgo hizo MAs por Mexico que todo el monton de Santos y virgenes que nos Han montado desde el vaticano y sis lideres siempre sedientos de pider y de control

    ResponderEliminar
  12. me parece que la historia hay que juzgarla ,no desde el punto de vista y la mentalidad actual,sino en todo su conjunto.estoy muy interesada en la independencia de Mexico.
    soy Española, catolica y practicante. solo busco la verdad.

    ResponderEliminar
  13. La biblia se refiere a la iglesia catolica como "La gran ramera"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no puede ser cierto pues en ningún libro de la biblia se habla del cristianismo ni de la iglesia católica.

      Eliminar
  14. La fe está basada en principios, valores y creencias que van más allá de un escrito del pasado. La religiosa no está basada en lo material y va más allá de críticas a los sacerdotes. Está fundamentada en creer sin ver en un Dios bondadoso.


    ResponderEliminar